ATENCIÓN AL CLIENTE      SERVICIO TÉCNICO BasqueCatalanEnglishFrenchGermanPortugueseRussianSpanish
+34 938 100 342 +34 682 482 693
+34 636 119 559

Un detector de metales es un instrumento que, a través de una serie de impulsos electromagnéticos, es capaz de realizar la detección de un metal.

Hasta aquí es fácil de entender  pero, ¿sabes cómo funciona un detector de metales? En Orcrom te lo explicamos.

Conceptos importantes

Antes de empezar con la explicación del funcionamiento de un detector de metales, es importante entender algunos conceptos básicos.

  1. Frecuencia: Es la que determina si los objetivos pueden ser identificados.
  2. Campo electromagnético de transmisión: Es el encargado de energizar el objetivo con tal de permitirle ser detectado.
  3. Balance de tierra: Es una configuración de la variable que aumenta la profundidad de detección en suelo mineralizado. Este puede contener sales u otros minerales que responden a un campo de transmisión del detector de una forma similar que un objetivo, pudiendo llegar a confundir al usuario. Hay tres tipos de balance de tierra: Balance de Tierra Manual, Automático y Rastreo de Balance de Tierra.
  4. Objetivo: Cualquier objeto metálico que puede ser detectado mediante un detector de metales.
  5. Objetivo no deseado: Generalmente son objetos ferrosos que no tienen importancia para nuestra búsqueda. Sin embargo, pueden ser también objetos no ferrosos. Algunos detectores de metales, permiten rechazas los objetivos no deseados, permitiendo que el objetivo no sea generado para aquellos objetos.
  6. Campo electromagnético de recepción: Este se genera desde objetivos energizados y es recibido por la bobina del plato.
  7. Respuesta del objetivo: Se activa cuando un buen objetivo es detectado. El detector de metales generará una respuesta (audible) para informarnos de su identificación.
  8. Discriminación: Es la capacidad de un detector de metales para identificar objetivos enterrados basados en las propiedades conductoras y propiedades ferrosas.

Funcionamiento de un detector de metales

Como ya hemos comentado anteriormente, el funcionamiento de un detector de metales parte de un principio de transmisión de un campo electromagnético que empieza desde la bobina y se proyecta hacia el terreno sobre el que se está realizando la búsqueda.

Un detector de metales corriente es tan sólo una bobina de cable por la que se hace pasar la electricidad. Al ocurrir esto se genera un campo magnético el cual atrae a los materiales ferromagnéticos.

Así, cualquier objeto metálico u objetos en general que cumplan con esa condición quedan registrados y seguidamente retransmiten su campo electromagnético.

La bobina del detector de metales recibe el campo retransmitido y alerta al usuario por medio de una producción de respuesta al objetivo. En función del tipo de detector de metal, se puede establecer una discriminación entre los tipos de objetivo.

Operar con un detector de metales es sencillo. Una vez puesto en marcha, el usuario debe moverse despacio por el terreno en el que quiere realizar la explicación. El funcionamiento de este se basa en mover la bobina hacia delante y hacia atrás, a ras del suelo hasta que el detector detecta un objetivo, emitiendo una señal audible y sonora.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento del detector de metales, consulta con nuestros expertos en detección.

Utilizamos cookies de terceros para analizar los hábitos de navegación para ofrecerle la mejor experiencia. Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
fabricante