+34 938 100 342 +34 636 119 559 BasqueCatalanEnglishFrenchGermanPortugueseRussianSpanish

El galés Mike Smith lleva treinta años realizando prospecciones con un detector de metales al sur de Pembrokeshire. Siempre las llevaba a cabo en la misma zona, pero la gran cantidad de agua caída en febrero, anegó ese terreno y este cazador de tesoros tuvo que buscarse otro.

Al poco tiempo, Smith encontraba lo que en un primer momento pensó que era un broche medieval. Para contrastar sus primeras impresiones, envió varias imágenes por correo electrónico a un especialista que le contó que la pieza pertenecía a un arnés de caballo celta del año 600 antes de Cristo.

En excavaciones posteriores se fueron encontrando otras piezas como varias bridas de bronce. Tras estos hallazgos, el Museo Arqueológico Dyfed de Gales comenzó una investigación en la que se halló la parte superior de dos ruedas de carro. «Suelen aparecer echas polvo. Pero estas estaban intactas. Podrían haber tenido sostenido al jefe o incluso la reina», narraba Smith a la BBC.

El diente de un poni encontrado al lado de los citados fragmentos de brida ayudó a confirmar el descubrimiento. En total, fueron hallados 35 trozos de bronce esmaltado. «Y debajo del carro hay todavía la anomalía metálica de tres metros. Podrían ser armas o un tesoro».

Este ritual de enterramiento de hace 2.500 años estaba reservado para los altos mandos, que eran enterrados con sus carros, caballos, aperos y hasta sus armas. A pesar de que han sido documentados por toda Europa, en el Reino Unido se circunscribían en la zona noreste de Inglaterra.

Por ello, este descubrimiento puede ser el primero de su categoría encontrado en Gales, y puede enlazar con esta cultura antigua de ritos de funerarios compartidos. De hecho, el radar mostró también un patrón de zanjas y muros enterrados, lo que indicaba que allí podría haber un gran asentamiento celta de la Edad de Hierro desconocido hasta el momento y que, posiblemente, sea mayor que Castell Henllys, un importante yacimiento arqueológico en Pembrokeshire, de acuerdo con Western Telegraph.

Se ha dado protección legal al enclave, cuya localización exacta permanece en secreto, y el Museo Arqueológico ha anunciado que se va a llevar a cabo una excavación más extensa el año que viene.

[FUENTE]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Fabricante
X